Los exquisitos helados Timaukel, elaborados naturalmente poseen una calidad y sabor únicos, imposibles de igualar por los helados industriales. Son suaves al paladar y de textura ligera. Esto los hace un postre sorprendente a cualquier hora del día.

A diferencia de los helados industriales, los que sin desmerecer su sabor, los helados naturales Timaukel son mucho más saludables ya que contienen la proporción de materia grasa justa para darle esa apetecible cremosidad.

La crema utilizada se compone de azúcar, yemas, leche o nata. Esta crema llega a su punto ideal justo antes de hervir y puede ser identificado poniendo una cuchara sobre la mezcla donde en su parte inferior se debe formar una delgada capa de nata. Para lograr un acabado perfecto, dejamos la mezcla en la heladera por 24 horas tapada con un film para que los sabores se integren.